Clase de Historia

Ojos hechiceros, boca de piñón, nariz de Cleopatra, tableta de chocolate, piernas de corredor etíope. Se lo rifaban como modelo de alta costura. Cuando estaba cubierto de vendas para sacarle un molde, sucedió algo extraordinario: aviso de bomba, fuego, corte de luz…todos salieron como alma que lleva el diablo y allí se quedó el bello. Endurecido ya el yeso fue imposible trasladarlo, pues solo quedaban junto a él dos modelos anoréxicas muertas de frío. Pasó el tiempo inevitable. Por fin, alguien entró en el taller hecho añicos y allí mismo se enamoró del bello modelo de yeso. ¡Cuánto pesa! dijo al arrastrarlo. Al poco comenzó a trasudar. ¡Aquí huele a muerto! comentó la enamorada señora María que llamó a Serafín, su marido, que llamó a Dionisio, su compinche, que avisó al Hilario, porque era el único que tenía la camioneta del trabajo disponible. Entre los tres se lo llevaron al vertedero y allí se les partió. ¡Un muerto! dijo Serafín, que le dijo a Dionisio, que le dijo a Hilario que conocía al de la grúa,  que lo agarrara y que lo tirara debajo de la chatarra que ellos no querían problemas.

Leer más…

Brotes Verdes

Nada más abrir la puerta el aroma de la ausencia se le estampó en la cara como una bofetada. Sorprendida, se dirigió como una exhalación hacia el dormitorio, porque sospechaba que era desde allí desde donde provenía la vaharada húmeda que casi la había hecho tambalearse y caerse al suelo. Encontró la cama deshecha, tal y como había quedado desde la mañana,  y comprobó que no había ropa interior tirada por el suelo y que la mitad del armario ahora estaba vacío.

Buscó en vano alguna nota, alguna explicación pero no, allí no había nada de nada, sólo el olor, el vacío, el silencio. La respiración continuaba acelerada igual que su corazón. Las piernas se le fueron aflojando y tuvo que sentarse para no desplomarse. Una arcada le subió desde el estómago y le oprimió la garganta. Desde el otro extremo de la casa se escuchaba el alboroto de los niños que iba in crescendo. Entonces pensó que tal vez debería dejar para más tarde la gestión de la crisis.

Leer más…